Quinoa

Todas las recetas con quinoa

Sopa de quinoa

Sopa de quinoa

Nada es más reconfortante cuando hace frío o estás enfermo que una sopa de pollo hecha en casa, y aunque es increíblemente buena, los fideos que integra, por lo general, no son lo más recomendable.

La quinoa es un sustituto delicioso a los fideos que aumenta aún más la nutrición de tu sopa de pollo.

La quinoa es una semilla sudamericana que tiene un sabor parecido al arroz y a otros granos. Pero lo mejor de todo es que está cargado de proteínas, fibra, vitaminas y minerales, y es muy fácil de hacer. También es sin gluten, por lo que es una buena alternativa a la pasta.

Cuando preparo quinoa para comer con esta sopa, uso caldo de pollo casero en vez de agua para cocer la quinoa, y darle así ese sabor delicioso. Si no tienes suficiente caldo casero, utiliza un caldo comercial de calidad, a ser posible ecológico.

Para hacer esta sopa, puedes aprovechar los ingredientes del caldo casero. Pon a cocer agua con la zanahoria, el pollo, el apio y el tomate, y cuando haya terminado de cocer todo, pícalos y utilízalos para añadirlos a la sopa, junto con la quinoa.

Puedes hacerlo justo después de hacer el caldo, mientras aún está caliente, o preparar todos los ingredientes y guardarlos con unos días de antelación en el frigorífico, para preparar la sopa súper rápido.

En esta receta he utilizado quinoa, pero también puedes usar arroz integral o incluso fideos tradicionales. Pero te sugiero que los cocines primero, en lugar de cocinarlos directamente en la sopa, para evitar que el almidón se hinche y absorba la mayor parte del líquido.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de cocción: 25 minutos

Tiempo total: 45 minutos

Raciones: 4 personas

INGREDIENTES

  • 1 litro de caldo de pollo casero
  • 1 taza de pollo desmenuzado
  • 1 zanahoria grande, cortada en trozos pequeños
  • 1 tallo de apio, cortado en trozos pequeños
  • 1 tomate maduro, sin semillas y picado finamente
  • 1 cucharadita de sal, o más al gusto
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1 taza de quinoa cocida (1/2 taza de quinoa seca)

INSTRUCCIONES

  1. Para cocinar la quinoa, la colocamos en un colador de malla fina, y la enjuagamos con agua durante 1 minuto aproximadamente.
  2. Una vez bien enjuagada, la colocamos en una olla, y la cubrimos con el doble de agua o caldo. Añadimos una pizca de sal, la ponemos a calentar a fuego bajo, tapamos la olla y dejamos que se cocine durante 15 minutos, o hasta que haya absorbido todo el agua.
  3. Mientras tanto, ponemos el caldo de pollo, el pollo desmenuzado, la zanahoria troceada, el apio cortado, el tomate picado, la sal y la pimienta negra en una cazuela grande a fuego medio, dejando que se cocine todo a fuego medio durante unos 20 minutos, hasta que estén bien calientes.
  4. 5 minutos antes de que termine la cocción, añadimos la quinoa cocida a la cazuela para calentarla. También podemos optar por agregar una cucharada grande de quinoa cocida al fondo de cada plato o bol, y servir la sopa encima.
  5. Probamos la sopa y rectificamos de condimentos si es necesario. Servimos la sopa caliente.

Notas

La sopa que sobre se puede guardar en un recipiente hermético en el frigorífico hasta por 3 días. La quinoa cocida también se puede guardar en un recipiente de cristal hermético en el frigorífico, hasta por una semana.

1 taza de quinoa seca produce aproximadamente 2½ tazas cocidas.